lunes, 3 de junio de 2013

Cultivo de la Alcachofa temprana

Cultivo de la Alcachofa temprana
Manuel Brescané y Cabedo
Palma de Mallorca, 1932



Iba a presentar el libro “La cuina de la carxofa de Benicarló” que descubrí gracias a Fina de Cuina Cinc cuando casualmente me vino a la mano este curioso librito y me dije:
-Como es más antiguo, lo presento antes. Dejamos el de Benicarló para dentro de unos días.

Í N D I C E
Dedicatoria
Prólogo
Bajo el punto de vista bibliográfico, el Señor Brescané ha prestado un buen servicio al país agricultor, dando a la imprenta los resultados de sus estudios por Cataluña y Baleares, ya que desgraciadamente en nuestro país no estamos sobrados de éstos trabajos monográficos que constituyen elementos preciosos para cuantos tienen interés en conocer a fondo un cultivo determinado.
Arnesto Mestre



Introducción
Generalidades
Sucinta descripción botánica y morfológica
Retazos históricos
La historia de la conquista de la alcachofa, está, íntimamente ligada a la del cardo común.

Ambas plantas, son una y misma especie botánica, elevadas desde hace siglos a la categoría de hortalizas de primer orden.

Proceden, tanto el uno como la otra, del cardo salvaje (Cynara Cardúnculus), el cual vive espontáneamente por toda la cuenca e islas del Mediterráneo, su patria predilecta.

A éste propósito, dice M. Gibault lo siguiente: Si bien es cierto, que algunos ilustres botánicos, entre ellos el gran naturalista sueco, Lineo, consideraron, el cardo y la alcachofa como especies diferentes, basándose en que las hojas del cardo tienen espinas, y las de su prima hermana, la alcachofa, pocas o ninguna, hoy, la mayoría de los especialistas, no conceden ninguna importancia a este carácter, pues desde Lineo (1778) la horticultura se ha enriquecido de varieades de cardos sin espinas, llamados en Francia inermes.

Pruebas elocuentes de que la alcachofa, es una forma mejorada del cardo, las tenemos, en que los antiguos, conocieron tan solo el cardo comestible, y hasta mediados del siglo XV, en que el talento de los jardineros europeos, perfecciona y conquista la mayoría de las hortalizas conocidas, no aparece la alcachofa, como una forma más perfecta, más delicada, y más exquisita, que el cardo cultivado, hasta entonces.

Si en un principio, el cardo era destinado, tan solo, a abastecer la mesa de los ricos, solicitada como legumbre rara y cara, andando el tiempo, llegó a extenderse considerablemente su consumo por Roma y Grecia, y según Plinio, Cartago en África, y Córdoba en Andalucía, dedicaban grandes extensiones a su cultivo y obtenían de su comercio pingües beneficios.

De todo lo que antecede, hemos de deducir lógicamente que fue Cartago y en Córdoba, donde comenzó, allá por el siglo II de nuestra era, el cultivo perfeccionado del cardo comestible, y a éste propósito diremos que todavía se conserva con el nombre de “cardo de España” una variedad muy antigua, extendida por diversas partes de la Europa meridional, y cuyo cultivo se mantuvo en Italia durante toda la Edad Media, como afirma en su “Tratado de Agricultura” el agrónomo Pierri de Crescenci, que vivió en Bolonia al correr del siglo XIII.

Si del cardo encontramos vestigios históricos y diversos autores de la antigüedad nos hablan de su cultivo, no hay ningún tratado ni ningún historiador –dice Giabault- que cite antes del siglo XV la alcachofa, todo lo cual corrobora y demuestra que ésta legumbre pertenece a los tiempos modernos.

Estudio de las principales variedades
Ciertos autores franceses, admiten, hasta doce variedades, pero es más general la opinión de que solo existen cuatro principales, de las que proceden la mayoría de las sub-variedades cultivadas. Estas son:
1.º La gruesa verde de Laon
2.º La Camus de Bretaña
3.º La verde de Provenza, y
4.º La violeta temprana de Provenza.



Alcachofa gruesa verde de Laon
En España, son notables, las alcachofas que de ésta clase se cultivan en las inmediaciones de Pamplona, y otros puntos de Navarra, así como en las provincias Vascongadas.

Parecida a la variedad que nos ocupa, pero más pequeña, excelente también por sus cualidades de fertilidad y resistencia, dotada de escamas tiernas y un tanto puntiagudas, es la alcachofa que se cultiva en las inmediaciones de Madrid con el nombre “de la tierra”.


Alcachofa Camus de Bretaña
Muy parecida a la Camus de Bretaña, aunque no tan esférica, y afectando más bien la figura oval, es la que se cultiva mucho en nuestras provincias del Mediodía y Levante, siendo la alcachofa primeriza, que surte el mercado de Madrid y se destina al embarque, en invierno y primavera. No es tan tierna como la llamada en Madrid “de la tierra”.


Alcachofa verde de Provenza o de Jerusalem
Muy extendida en Provenza y Gascuña.

Su principal consumo, es en crudo, preparada, a la “poivrade” como dicen en Francia, o sea, con vinagre sal y pimienta.

Alcachofa temprana violeta de Provenza
Para no hacer interminable el catálogo de las existentes, citaremos, como más importantes, la ALCACHOFA VERDE DE MACAU, que se cultiva principalmente en los departamentos de la Giroanda y Lot-et-Garone. La ALCACHOFA VIOLETA LARGA, variedad muy precoz, que se cultiva principalmente en Perpignan y Cavaillon, y que en Enero envía las primeras cabezuelas a los mercados de París. LA ALCACHOFA NEGRA DE INGLATERRA, LA ALCACHOFA DE ROSCOFF, LA ALCACHOFA VIOLETA DE TOSCANA Y LA ALCACHOFA AZUCARADA DE GÉNOVA, muy cultivada ésta última en otros tiempos, en diversas regiones españolas.

Exigencias de la alcachofa. Clima y suelo
Composición de la alcachofa
Porqué se cultiva la alcachofa
Importancia del cultivo
Breve descripción del Llobregat. Su Delta. Cultivo de la alcachofa
Lugar que la alcachofa ocupa en la alternativa
Época de plantación
Cómo se prepara el terreno
Transporte del estiércol. Abonos
Cuidados del mes de Octubre y Noviembre
Cuidados del mes de Diciembre, Enero, Febrero y Marzo
Cuidados del mes de Abril
Cuidados de los meses de verano
Cuidados de Octubre y Noviembre (2º año)


Entrecavado de las matas en un alcachofal
de segundo año

Cuidados de Enero, Febrero y Marzo, (hasta arrancarlas)
En el Llobregat hay muchas fincas, que ya no toleran más que plantaciones de un año, pudiendo citar entre ellas, la del “Paul del Peixo”, de Cornellá, muchísimas del pago de “Cal Gallina” de San Baudilio, una parte de la finca “ROVIRA” del Prat y otras que sería prolijo enumerar.

Lo mejor pues, para no llegar a éste estado, es arrancarlas al segundo año y hechas trozos se esparcen por el terreno, enterrándolas con una labor de vertedera; a continuación se riegan, para favorecer la putrefacción, equivaliendo a una excelente estercoladura y de ésta manera queda el terreno en condiciones de llevar el cultivo que ha de sucederle.

Formación del vivero. Terreno. Riegos. Labores. Trasplante

Variedad cultivada en el Llobregat

Extensiones de terreno, destinados a Alcachofas en el Delta del Llobregat
En nuestra visita oficial a la zona del Llobregat, pretendimos hacer una estadística lo más exacta posible, de la superficie, que en cada término municipal destinaban a éste cultivo, y tropezamos con serias dificultades, por no haber ningún organismo, ni ninguna entidad agrícola que pudiera facilitarnos datos concretos para la consecución de nuestro objetivo.

Rendimientos del alcachofal. Precios medios de venta. Otros datos económicos y de exportación

“Billots” dispuestos para el empaquetado

De los envases para la exportación
Son de forma tronco-piramidal, con la base menor o asiento de madera.

Sus paredes formadas de listones, quedan sujetos por cercos de mimbre permitiendo su estructura, una conveniente aireación del fruto.

El peso de los mismos, oscila de 3 y ½ kilos, siendo designados en aquella zona catalana con el nombre de “Billots”.

“Billots” preparados para el embarque

Enemigos de la Alcachofa

2 comentarios:

  1. Bona nit, Sebastián,
    Me ha gustado mucho encontrar este "tesoro de librito" leer sobre la alcachofa de la Bretaña y también la alcachofa violeta.
    Estarán muy contentos en Onada cuando publiques,
    Saludos y excelente fin de semana,

    ResponderEliminar
  2. Amiga Fina:
    Hasta dentro de un par de semanas no aparecerá en Libroscocina de La Verdad esta entrada, en la que aparece el siguiente comentario del autor:
    “…
    hubimos de visitar oficialmente la cuenca baja del Llobregat, (Barcelona), con el propósito de documentarnos, sobre el propio terreno, de los aspectos más interesantes del cultivo y rendimiento de esta preciosa hortaliza, (en cuya zona alcanza una importancia extraordinaria); así como del interesante comercio, que aquella rica región sostiene con Francia, principalmente”.

    Sorprende que en 1932, en Llobregat ya se dedicaran al cultivo de la alcachofa para exportar a Francia.

    El próximo título que aparecerá en el blog es “Cocina dulce “ y el siguiente “La cuina de la carxofa de Benicarló”.

    Un saludo,
    Sebastián Damunt

    ResponderEliminar