lunes, 24 de mayo de 2010

El secreto del electromagnetismo de los alimentos Naturales


El secreto del electromagnetismo de los alimentos Naturales
Profesor Nicolás Capo
Barcelona, 2005




Ante todo, debo agradecer a José Manuel de que me advirtiera, en un comentario a este blog, sobre las nuevas ediciones de Nicolás Capo en E. Obelisco. Títulos que ya figuran en nuestra lista, como podéis comprobar:

* La escarola. Barcelona
* El ajo. Barcelona
* La patata. Barcelona
* La cebolla. Barcelona
* Los espárragos. Barcelona
* Cocina casera vegetariana. Barcelona
* Propiedades medicinales del limón, el ajo y la cebolla. Santiago de Chile
* La miel. Barcelona
* Las judías. Barcelona
* El melón. Barcelona
* La lechuga. Barcelona
* Cerezas. Barcelona
* La cocina vegetariana y trofoterapia. Barcelona, 1933
* El postre y sus funestas consecuencias. Barcelona, 1940
* El postre y sus funestas consecuencias. Barcelona, 1970
* Curación del reumatismo. Como curar la gripe. Barcelona, 1973
* La diabetes y su cura por las borrajas. Barcelona, 1974
* El limón. Barcelona, 1975
* ¿Cómo sustituir al pan?. Barcelona, 1975
* Mi método del limón como medicina diaria. Barcelona, 2005
* La cura de naranjas. Barcelona, 2005
* El secreto del electromagnetismo de los alimentos naturales. Barcelona, 2005



Presentamos hoy el primero:

El secreto del electromagnetismo
de los alimentos Naturales

ÍNDICE

El secreto del electromagnetismo de los alimentos



Mi punto de vista trofológico en la práctica diaria, en cuanto al régimen alimenticio de cada individuo y de cada familia, es que no debe ser siempre uniforme o monótono, es decir, no debe consistir en comer siempre a base del mismo menú, sino que es necesario variar; pero variar de cierta forma, esto es, con inteligencia científica y con
sentido común naturista.


Por ejemplo, hay muchos adeptos entusiasmados con las grandes ventajas del Frugivorismo, por su belleza, por su sencillez, por lo agradable que resulta al paladar y por las ventajas que reporta el hecho de no tener que perder tiempo en la cocina.
...

Tenemos, pues, que las verduras son eléctricas y las frutas son magnéticas, dos corrientes que, una vez depuradas en el aparato trófico del cuerpo humano, forman ese anhelado equilibrio electromagnético, que ha de dar al hombre la eufórica sensación de bienestar somático, esto es, corporal y espiritual.
...



Septenario trófico homo-ser
Septenario vegetal
Alimentos eléctricos: vegetales




Alimentos frescos del reino vegetal con alma eléctrica por sus sales minerales y sus clorofilas calmantes del sistema central nervioso.

Acedera (algo acre)
Acelgas blancas de cultivo
Acelgas cultivadas
...
Verdolagas tiernas de verano
Zanahorias en general
Zanahorias moradas



Alimentos eléctricos: frutas





Valor químico y energético de las frutas (semillas) oleaginosas

Aceite de cacahuete
Aceite de oliva
Aceite de girasol
...
Olivas sevillanas
Piñones tiernos
Piñones



Alimentos magnéticos: frutas





Las frutas que contienen el más alto porcentaje de vitaminas oxidantes, ácidos cítricos alcalinizantes y microbicidas

Albahaca de hoja ancha
Albahaca fina (basilic)
Albaricoques ácidos
...
Uvas fresa
Uvas moscatel
Uvas negras



Alimentos de electromagnetismo neutro
Los yoguis y su rechazo de los ajos, las cebollas, y las frutas ácidas
La lechuga
Los alimentos genuinamente eléctricos para los enfermos
     de hipomagnetismo.
Alimentos reales y alimentos pesados
Substancias tamásico-rúpicas
Hay también un vegetarismo del Norte
¿Cereales o ensaladas?



...
Nosotros, los latinos, damos más importancia a las frutas, verduras
y ensaladas, más adecuados estos alimentos a la dulzura de nuestro
clima. «El pan nuestro de cada día» es, para nosotros los trofólogos, una
buena ración de frutas jugosas y algunos dátiles o higos secos o pasas
de uva, conjuntamente con algún plátano o boniato asado o patata
hervida.


Pero lo esencial, repetimos, es lo crudo, lo perfecto y naturalmente asimilable en estado crudo. Así, también es una excelente combinación una buena ensalada compuesta de abundante lechuga, tomate, cebolla, zanahoria, apio tierno, rábanos y aceitunas, aliñada con poco aceite y comida conjuntamente con pan dextrín o con patatas hervidas, o bien con arroz hervido con verduras.

No hay nada que pueda sentar mejor a nuestro paladar de crudívoros, ni existe nada tan adecuado para el estómago, para el hígado, para los intestinos, para la sangre o los filtros renales.

Con estas combinaciones racionales desaparecen las enfermedades del corazón y del cerebro y se evita el cáncer y la leucemia.

iÉste es el verdadero naturismo preventivo y curativo!




Masajes diarios en los dientes para evitar los flemoncillos en las encías
Alimentos energéticos y carbohidratos
Misterios y enigmas del paladar humano
La importancia de la ensalada cruda diaria
El secreto de nuestras glándulas hormónicas: la Pituitaria



Hipófosis:
...
Esta glándula endocrina, es, según los maestros yoguis de la India, el centro del sexto sentido a despertar en la sexta sub-raza futura que  dará el sentido de la Intuición, es decir, saber las cosas antes del tiempo material.
...


La Pineal (tercer ojo), efisis o epífisis
Los progresos del Naturismo moderno. Sabiduría práctica e individualizada
¡Toda regeneración comienza en el cuerpo...!
La Dualidad Trófica
Resúmenes trofológicos
Las Tisanas caseras magnéticas y eléctricas





Col o Repollo

Se hierve agua con poca sal -y poco
aceite- y mientras hierve, se le echa la col verde cortada bien fina o pasada por la licuadora o aparato de extraer jugos vivos, y se deja hervir 7 minutos.

Se toma frío en verano y tibio o caliente en invierno. Es un gran calmante de los nervios y un buen desinfectante del hígado y diurético, renal, sobre todo si se le agrega apio.

Se puede tomar también CRUDA,  pasada la col por el aparato de extraer jugos (hoy ya tan corriente en todos los hogares naturistas), agregando un poco de sal y unas gotas de aceite, o bien un poco de caldo del repollo o col hervida 7 minutos.




Pragmatismo filosófico naturista
¿Somos enanos o gigantes?
El Sol, Cristo y Dionisos


...
Finalmente, diremos que no conviene llegar nunca a lo que pudiéramos llamar "sofotanasia" o muerte por empacho de dialéctica sofística grave peligro a que están expuestos aquellos que se nutren de teorías pesimistas y deprimentes.




El Arte y la Belleza Superior

2 comentarios:

  1. El Libro La Miel de Nicolás Capo de que año es?

    ResponderEliminar
  2. Amiga Laura:
    Suponemos que se editó en la década de 1940.
    Un saludo,
    Sebastián Damunt

    ResponderEliminar